martes , abril 23 2019
Inicio / Temática / Familia / ¿Qué hiso Jesús por mí?

¿Qué hiso Jesús por mí?

Esta es una de las tantas preguntas que se hace el mundo a cada momento. Cuando los creyentes le hablan al mundo de lo importante que es estregar su vida a Jesús, recordando cuando nos compró a precio de sangre ya que estábamos destinados a morir eternamente lejos de la presencia de Dios, pero Jesús como producto del eterno amor y la gran misericordia del Padre decidió pagar esa deuda por nosotros tomando nuestro lugar en una cruz, él debía pagar con su vida la deuda que tú y yo debíamos, tuvo que morir para darnos vida, tuvo que vencer la muerte que a ti y a mí nos era imposible vencer. Al mundo le llega la gran pregunta, ¿Qué ha hecho Jesús por mí para entregarle mi vida a él? Pues yo le dijera que ha hecho más que suficiente para hoy en día como agradecimiento entregarle nuestra vida y mucho más. A continuación responderemos la gran pregunta, ¿Qué ha hecho Jesús por nosotros?

1) Se hiso hombre Filipenses 2:7-8
Cuando leemos el capítulo dos versículo seis nos damos cuenta que Jesús es Dios, él es la segunda persona de la trinidad (Dios padre, Dios hijo, Dios espíritu Santo). Jesús no se aferró a ser como Dios en el sentido espiritual, sino que tomó un cuerpo para poder venir a la tierra como hombre abriendo las posibilidades de poder sentir hambre como un hombre común, sentir sed, tener que crecer y pasar por todas las etapas de ser niño, adolescentes y adulto, incluso cometer errores pero aun así nunca pecó. Todo esto era consecuencia de la humillación de Cristo cuando decidió venir a la tierra por ti y por mí. Podemos decirlo de la siguiente manera: Imagínense terrenalmente el hombre más rico de todo el planeta, sentado en una silla de oro, vestido de ropas reales llenas de diamantes, viviendo en una mansión llena de seguridad por todos lados y vehículos caros. Imagínense que decidió despojarse de todo lo que tenía para irse a vivir como una gran parte del mundo vive, trabajar y pasar trabajo, abrir las posibilidades de caer en deudas, de hasta dormir en el suelo o en la calle, pasar frio y calor, tener que salir de la seguridad de su casa y vivir como alguien común. Algo similar hiso Jesús, la diferencia es que Jesús sabía que venía a padecer por los pecadores, o sea el vino a sufrir tus sufrimientos, ¿Por qué? Por amor a ti y a mí.

2) Vivió sin pecado Hebreos 4:15
Jesús fue recto en todos sus caminos y nunca hubo mancha en él. Aunque la corte religiosa buscaba la forma de acusarlo no pudieron encontrar ningún defecto en él. Lo llamaron blasfemo por decir la verdad y esa verdad lo llevó a la cruz Mateo 26:65-66. Jesús no tuvo que mentir para ir a la cruz, la verdad lo llevó a ella porque era parte del plan de Dios para el mundo, además si mentía cometía pecado y ya no cumpliría con los requisitos para ser sacrificado. La gracia (favor inmerecido) es producto del inmenso amor del Padre. Jesús es y fue perfectamente Santo en su totalidad, él debía de ir a la cruz sin defectos porque solo un cordero sin mancha cumplía con los requisitos para expiar pecados, se necesitaba un cordero sin mancha y Jesús decidió serlo por amor a ti y a mí, como oveja fue llevado al matadero Isaías 53:7.

3) Tomó mi culpa Isaías 53:5-6
Toda la humanidad era culpable de Juicio, la Biblia dice por cuantos todos pecaron todos están destituidos de la gloria de Dios Romanos 3:23. Como una persona que comete homicidio tiene derecho de ir a la cárcel, así el homicidio espiritual es el pecado y nos dio derecho para ser lanzados al infierno. Pero Cristo derramó su sangre y limpió nuestras culpas en aquella cruz para darnos acceso al cielo por toda la eternidad. Por eso es necesario confesar a Jesús como nuestro salvador y pedir perdón a Dios por nuestros pecados, Jesús está ahora mismo a la diestra del Padre como máximo Sumo Sacerdote pidiendo a Dios por nuestros pecados confesados 1 Juan 1:9.

4) Murió en mi lugar 1 Corintios 15:3
No le tocaba a Jesús morir en la cruz, porque no lo merecía, pero era parte del plan de redención, que el justo muriera por los pecadores. El plan de redención también es otra consecuencia del inmenso e inigualable amor del Padre. Nos amó tanto que ofreció a su hijo a morir en nuestro lugar. Dos ladrones fueron crucificados a su lado como castigo a lo que habían hecho, pero Jesús fue crucificado sin delito alguno. Tú y yo debíamos morir en aquella cruz como castigo del pecado que habíamos cometido pero Jesús fue castigado en nuestro lugar para darnos vida eterna.

5) Resucitó de los muertos 1 Corintios 15:20
Si Jesús no hubiera resucitado todavía estaríamos condenados a morir porque nuestros pecados estarían en nosotros 1 Corintios 15:17. La resurrección es la evidencia visible de que Jesús derroto la muerte espiritual a través de la destrucción del pecado. A través de la resurrección hoy tenemos la esperanza de que si morimos en Cristo resucitaremos con él Romanos 6:5,8.

6) Prometió regresar a buscarme Juan 14:3
El amor de Dios es tan grande que no se conformó con mandar a su hijo a morir por nosotros, también prometió estar todos los días con nosotros hasta el fin del mundo Mateo 28:20, prometió darnos salud Isaías 53:5, prometió darnos paz en medio de un mundo destructivo Juan 14:27, prometió venir por nosotros.

Hoy en día muchas personas no quieren acercarse a Dios por las cosas que temen dejar. Si supieran lo que Cristo tuvo que dejar en el cielo para venir a pagar por tus pecados y sufrimientos, pagando el precio en tu lugar, hoy en día no estuvieran dándole la espalda a su creador. Como un padre quiere el bienestar de sus hijos así Dios quiere el bienestar del mundo pero lamentablemente muchos viven una vida sin sentido, sin razón de ser, esclavizados a un mismo sistema (vivir, reproducirme y morir) sin la más mínima idea de su propósito eterno para con su creador, ¿Creados para morir eternamente? ¿Creados sin propósitos? Pues no lo creo.

[pull_quote_center]Vivir sin Jesús es vivir sin propósito eterno.[/pull_quote_center]

Oración: Si no has aceptado a Jesús como tu salvador repite esta oración en voz audible, señor Jesús, reconozco que he pecado y que he vivido todo este tiempo sin saber el verdadero propósito de la vida, perdona mis culpas, te reconozco como mi único y suficiente salvador, creo que moriste por mis pecados y que Dios Padre te resucitó de los muertos, amén.

Sobre Isangel Alcántara Falcon

Isangel Alcántara Falcon
Un servidor de nuestro señor Jesucristo que lucha día a día por agradar a Dios, por su misericordia me llamó a predicar su palabra a los perdidos, a sanar a los quebrantados de corazón y a dar libertad a los cautivos, anhelo vivir lo que predico encontrando cambios sobrenaturales en mi vida y con mi testimonio en la vida de otros.

Lea también

Tiempos de soltería

Tiempos de soltería

1 corintios 7:32-33… Yo preferiría que estuvieran libres de preocupaciones. El soltero se preocupa de …