sábado , julio 20 2019
Inicio / Temática / Matrimonio / La virtud de saber escuchar
La virtud de saber escuchar

La virtud de saber escuchar

Santiago 1:19… Por esto, mis amados hermanos, todo hombre sea pronto para oír, tardo para hablar, tardo para airarse.

En muchas ocasiones, el mejor consejo que le podemos dar a muchas personas es dándole el privilegio de ser escuchadas.

La virtud de saber escuchar es una característica de un verdadero consejero. Cuantas personas alrededor del mundo andan buscando una persona que los escuche, que los abrace, que los apoye, que le dé un buen consejo. Muchas personas acuden a los brazos equivocados porque nosotros no hemos mostrado ningún indicio de aceptación y confianza, ya que maltratamos a las personas, somos groseros, insensibles y sin amor, ya no usamos la palabra para restaurar y mostrar el camino al padre, sino que la usamos para maltratar y para herir a las personas. El mejor consejero es el Espíritu Santo, ya que se detiene a escuchar cada una de nuestras quejas o palabras cuando estamos viviendo tiempos de calamidad, sean buenas o sean malas, y al final de todo trae la palabra exacta a nuestro corazón. Esto nos da a entender que para ser un buen consejero hay que saber escuchar. He visto personas que te buscan constantemente solo por el hecho de que eres de las pocas personas que se detienen a escucharlas. Quizás no has hecho un doctorado en consejería ni has estudiando psicología ni orientación, pero eres un refugio para muchas personas que están pasando tiempos de calamidad, siempre le muestras el lado bueno de las cosas y el propósito de Dios en cada una de sus circunstancias.

He visto muchos corazones sanar cuando se escuchan mutuamente, Dios mismo les da la medicina a su problemática cuando deciden afrontar sus problemas con plena madurez.

Muchos de los problemas en nuestras relaciones vienen por no saber escucharnos mutuamente. He visto cientos de matrimonios, noviazgos y relaciones destruirse por no saber escucharse mutuamente. Sus conversaciones no tienen el objetivo de resolver sus problemas sino de buscar un culpable para dar a conocer quien tiene la razón, solo para llenar su orgullo. Unos de los pilares que sustentan una relación es la comunicación. Y comunicarse no es solo hablar sino también saber escuchar. En la comunicación es que mostramos si somos sinceros, si somos dignos de confianza, mostramos que hay en nuestro corazón, mostramos lo que pensamos y lo que somos. Por no saber escuchar es que la mayoría de veces mal interpretamos a Dios. Por no saber escuchar es que usamos las escrituras para auto justificar nuestro pecado. Por no saber escuchar es que tenemos una mala relación, no solo con las personas sino también con Dios mismo. Por no saber escuchar es que la mayoría de veces dañamos a los demás. Por no saber escuchar es que la mayoría de personas ya no confían en nosotros, prefieren hundirse en su dolor antes que contarnos sus cosas íntimas.

Si las personas no se acercan a ti, hay un problema en tu relación con Dios.

Cuantas personas a tu lado han intentado quitarse la vida por un problema que no han podido resolver. Cuantas personas a tu lado han estado al borde de cometer homicidio. Cuantas personas a tu lado han intentado tomar una mala decisión, pero por tu mala actitud, no muestras ningún indicio de confianza. Unas de las cosas que muestra nuestro orgullo es la falta de escuchar a los demás. No queremos escuchar consejos, no queremos escuchar a los demás cuando tienen un problema porque creemos que nos la sabemos todas, pero estamos esperando a que Dios nos hable audiblemente cuando hemos cerrado nuestro oídos a todos los medios que Dios usa para hablarnos. Somos tardos para escuchar la palabra, tardos para dejarnos corregir, tardos para escuchar la voz de Dios, entre otras cosas.

Dios es nuestro más grande refugio porque en él encontramos paz cuando estamos pasando por el peor momento de nuestra vida.

Debemos de ser sabios para comunicarnos, hay personas que no necesitan que le digas que se van para el infierno cuando ellos mismos están viviendo un infierno en su vida y andan buscando una palabra de parte de Dios para poder salir. Muchas personas no vendrán a los pies de Jesús solo porque la envíes al infierno, muchas de ellas vendrán porque eres el único refugio donde ellos pueden encontrar paz, y entienden que Dios está con ellos al momento de pasar tiempo contigo.

Dios quiere ministrar las personas a través de tu vida, se el refugio que muchas personas están buscando, no permitas que corran a los brazos equivocados por tu mala manera de vivir. Dios no va a bajar del cielo para abrazar a una persona, él lo hace a través de sus hijos. Dios quiere poner palabras de restauración, palabras de aliento en tus labios para levantar a muchas personas que están pasando por momentos difícil y están al borden de rendirse. Muchas de estas personas vienen destruidas del mundo al que eran esclavos, lo más que ellos necesitan es amor y una persona que los escuche. Hay hermanos en la fe que están fríos en su relación con Dios, y necesitan armas para pelear contra el pecado, porque sus armas ya están desgastadas. Ellos necesitan alguien que los empuje hacia delante, que le den palabras de fortaleza, no alguien que los critique y lo menosprecie. La mayoría de nuestros problemas radican de nuestra mala relación con Dios. Si estas firme en Dios y apartado del pecado, entonces hay muchas personas que necesitan tener un encuentro con Dios a través de tu testimonio. Ellos quieren saber cómo estrechaste tu relación con Dios y como huiste del pecado. Porque el área que vences ahí mismo Dios te empodera y te da autoridad. Dios quiere usarte para levantar matrimonios, relaciones de noviazgo, familias, amistades, entre otras cosas, pero se necesita un corazón conforme al corazón de Dios, que los escuche y que los levante a través de la palabra de Dios.

Oración: Gracias señor por tu gran amor y verdad, te alabo porque solo tú eres digno de suprema alabanza. Te pido que ministres los corazones a través de mi vida, se tu a través de mí. No permitas que mis malas acciones maltraten a las personas. Ayúdame a escuchar tu voz para ser un buen instrumento en tus manos, todo esto te lo pido en el nombre de Jesús, amen.

Sobre Isangel Alcántara Falcon

Isangel Alcántara Falcon
Un servidor de nuestro señor Jesucristo que lucha día a día por agradar a Dios, por su misericordia me llamó a predicar su palabra a los perdidos, a sanar a los quebrantados de corazón y a dar libertad a los cautivos, anhelo vivir lo que predico encontrando cambios sobrenaturales en mi vida y con mi testimonio en la vida de otros.

Lea también

Los sueños y las bendiciones de Dios

Los sueños y las bendiciones de Dios

Génesis 28 12 Y soñó: y he aquí una escalera que estaba apoyada en tierra, …