martes , diciembre 10 2019
Inicio / Temática / Familia / Amor al dinero | Parte II

Amor al dinero | Parte II

1 Timoteo 6:10… porque raíz de todos los males es el amor al dinero, el cual codiciando algunos, se extraviaron de la fe, y fueron traspasados de muchos dolores.

La abundancia de riquezas materiales en un corazón no transformado es el peligro del cual muchos deberían huir.

Es doloroso ver lo que una persona está dispuesta a hacer por la influencia de este espíritu de satanás. Con esto no digo que las riquezas son una maldición, claro que no, en artículos anteriores decía que la riqueza es producto del esfuerzo del hombre y la bendición de Dios. El peligro de las riquezas radica en dos cosas:

1) El medio por el cual obtenemos riquezas.

2) Un corazón donde no está Dios en primer lugar.

Por dinero muchas personas vendieron sus vidas, mujeres vendieron su valor, por dinero muchas personas vendieron sus valores, su educación, su testimonio, por dinero muchas personas están tras las rejas de una cárcel, por dinero muchos matrimonios están destruidos, muchas relaciones, muchas instituciones, muchas empresas, muchos corazones destruidos, y lo más terrible de todo, se alejaron de Dios, unos perdieron la salvación y otros están en camino a la perdición. Por dinero muchas personas vendieron sus valores y sus principios y usaron el poder para delinquir y destruir. Por dinero muchos hijos les quitaron la vida a su padre y a sus propios hermanos para obtener una herencia, entre muchas cosas más. Debemos entender que ningunos de los eventos antes mencionados provienen de Dios, por lo tanto el dinero puede tanto bendecirnos como también maldecirnos, todo depende del corazón. Podríamos poner el ejemplo del uso del internet, es una gran bendición para la humanidad, pero sin embargo muchos lo usan para destruir, delinquir y para usos no apropiados, mientras otros lo aprovechan para su crecimiento personal y el avance del reino de Dios a través del mundo.

¿Cuándo sabemos que el dios del dinero le quitó el lugar a Dios de nuestro corazón?

  • Si por mucho tiempo te enseñaron buenos principios y buenos valores, y un cambio económico en tu vida modifica tu conducta, es un indicio de que estas siendo influenciado por este espíritu de satanás.
  • Si la influencia del dinero te roba totalmente el temor de Dios y no te importa si fallarle o no fallarle a Dios.
  • Cuando estás dispuesto a hacer cualquier cosa con tal de obtener dinero para tu propio beneficio y otro particular.
  • Cuando te importa más tu propia vida que la vida de tu familia, de los demás y el avance del reino de Dios.
  • Cuando tus padres desde pequeño te enseñaron la honestidad y los cambios económicos en tu vida te llevan a un extremo que no te importa si tienes que robar o no para conseguir lo que quieres.
  • Cuando tienes la responsabilidad de proveer a tu casa y tus hijos, pero cuando tu esposa y tus hijos te piden dinero te enojas y lo haces con dolor.
  • Cuando te importa más invertir en una botella de alcohol, en una discoteca, en muchas parrandas, que invertir en tu casa o en una actividad donde se propague la verdad de la palabra de Dios.
  • Cuando eres creyente y no te importa la condición económica de tu Iglesia, sabiendo que se necesita las finanzas para hacer actividades, darle mantenimiento al templo, para llevar la palabra a los lugares marginados, entre otros.
  • Cuando eres creyente y en la iglesia te hablan de aportar y críticas en tu corazón (Ahí van a pedir o algo por el estilo).

Si le eres fiel a Dios en tu necesidad, él se encargara de resolver todos tus problemas.

Todos sabemos que muchas personas salen a la calle en busca de dinero para suplir sus necesidades, pero a la verdad muchos no quieren asumir ningún sacrificio y salen a conseguirlos por medios delictivos, muchos ya no por necesidad sino por placer (tomar alcohol, drogas, lujos, entre otras cosas). Muchos jóvenes hoy en día les roban a sus propios padres con tal de ir todos los fines de semana a una discoteca o por estar dándose una vida que no va acorde a su estatus económico. El amor al dinero se ha convertido en un cáncer en la sociedad, las personas solo quieren conseguir dinero para darse lujos, vivir la vida que otras personas están viviendo y derrochar. Muy pocos piensan conseguir dinero para ayudar a su familia, para ayudar a los pobres, para invertir en su crecimiento personal o para invertir al avance del reino de Dios. El poder en un corazón no transformado trae orgullo, arrogancia, egoísta, rebelión, perversión y demás actitudes afines. La causa por la cual hay un desbalance económico a nivel mundial es nada más y nada menos que el mismo amor al dinero. Se hizo un análisis económico a nivel mundial y se comprobó que en el mundo hay suficiente finanzas para que no existiera pobreza en ningún lugar del planeta pero la verdad es que las finanzas están atascada en un solo círculo donde unos pocos se benefician y la gran mayoría son negativamente afectados, por el mismo amor al dinero.   

Qué difícil es saber cómo hemos comprimido el valor de una persona a solo unas cuantas monedas.

Qué difícil es saber que Cristo nos compró con su sangre que vale más que cualquier cosa y nosotros nos rebajamos solo al valor de una moneda. Con dinero se compra una ramera pero no una esposa, se compra una casa pero no un hogar, se paga una escuela pero no los valores, con dinero compramos el mundo pero nunca la salvación. El dinero es necesario y lo necesitamos para subsistir porque terrenalmente hablando sin dinero no podremos desenvolvernos en este mundo pero da lástima como hemos usado el dinero incluso para comprar a las personas que nosotros mismos no valoramos, sino Dios. Dios no está en el corazón de una persona capaz de violar sus principios por la influencia del dinero.

El amor al dinero es la causa por la cual los creyentes le llaman ladrones cuando se habla de usar las finanzas para darle lo mejor a Dios y propagar la verdad de la palabra de Dios.

Nadie se interesa en saber que se invierten millones en una campaña política pero cuando se habla de invertir en la iglesia de Jesucristo hasta los mismos creyentes se niegan a apoyar por el mismo amor al dinero y el espíritu religioso. Yo solo pienso como se sentirá el corazón de Dios al ver tales acciones, como le hemos quitado valor a los planes de Dios en este mundo, como hemos cambiado la verdad que cambia vidas solo por un nombre o un puesto político en la sociedad. Muchos dicen que los mismos pastores se roban el dinero de la iglesia, y yo les digo: estoy seguro que si es así como dices ellos no tendrán entrada en las moradas celestiales, pero yo no corro en esa misma dirección porque mi compromiso es con Dios no con el hombre. Dios tiene planes en este mundo y se necesita las finanzas para llevar el evangelio a todos los lugares de este mundo, se necesita finanzas para construir más iglesias, se necesita las finanzas para darle mantenimiento al templo, para hacer actividades, para comprar sonidos, para invertir en el necesitado, para invertir en el perdido, para comprar más biblias, entre muchas cosas más.

Concluyo diciendo: ¿Cuál es la posición de tu corazón ante la influencia de este dios del dinero? ¿Por qué muchos hoy en día no quieren trabajar y sacrificarse para un día verse en la obligación de conseguir finanzas por medios delictivos? ¿Por qué el dios del dinero ha robado nuestras prioridades donde solo pensamos en nuestro beneficio personal sin importar la condición de los demás? Hay muchas razones por la cual deberíamos todos los días volvernos a Dios porque nuestro corazón se ha endurecido. Hay muchos males que pasan en nuestras vidas y no los vemos porque tenemos una idea errada de quien es Dios y cuáles son sus planes en este mundo. Creemos que lo sabemos todo, cuando satanás anda buscando un plan nuevo para destruir la iglesia de Jesucristo y usa a los mismos hermanos en la fe para llevarlo a cabo. No es nada extraño ver cómo operan estos seres de maldad en el mundo, pero cuando entran a la iglesia debemos desenmascararlos con la verdad, no con las ideas egoístas y rebeldes de la gente. Toda persona que conoció la verdad de la palabra y aun así se corrompió por el amor al dinero o cualquier otro dios, será juzgado aquel día de los cuales nadie podrá escapar, no importa que sea pastor, maestro, ingeniero, juez, abogado, arquitecto, entre otros más. Procura de que tu corazón no se contamine porque muchas personas no le darán valor a la obra de Dios, pero nosotros que amamos a Dios y sus planes para este mundo debemos pensar diferente.

Oración: Amado Dios y misericordioso te doy gracias por revelar tu verdad a nuestra vida, la única verdad capaz de traer libertad a nuestro corazón, te pido perdón por las veces que me he reusado a aportar cuando se trata de llevar tu reino a todo lugar, las veces que he criticado en mi corazón cuando se habla de dar, cuando debería salir con gratitud de mi corazón porque me lo has dado todo. Por las veces que he invertido en mis propios placeres ante que invertir en tus obras, cuando he pensado en mi antes que a mis padres, mi familia, el necesitado, etc. Señor cambia mi corazón y no permitas que el dinero cambie mi conducta y me haga arrogante, orgulloso, soberbio, avaro, egoísta, conviérteme en un dador, en un generoso que dé con amor al necesitado, y que te ponga en primer lugar en todo. Se dueño y administrador de mis finanzas y no dejes que satanás me siga robando por las puertas que le he abierto, en el nombre de Jesús, amen.

Sobre Isangel Alcántara Falcon

Isangel Alcántara Falcon
Un servidor de nuestro señor Jesucristo que lucha día a día por agradar a Dios, por su misericordia me llamó a predicar su palabra a los perdidos, a sanar a los quebrantados de corazón y a dar libertad a los cautivos, anhelo vivir lo que predico encontrando cambios sobrenaturales en mi vida y con mi testimonio en la vida de otros.

Lea también

Dios nunca llega tarde

Dios nunca llega tarde

2 Pedro 3:8-9… Más, oh amados, no ignoréis esto: que para con el Señor un …