martes , diciembre 10 2019
Inicio / Temática / Joven / No solo valiente, también heroico

No solo valiente, también heroico

Mateo 4:5-7 Entonces el diablo le llevó a la santa ciudad, y le puso sobre el pináculo del templo, y le dijo: Si eres Hijo de Dios, échate abajo; porque escrito está: A sus ángeles mandará acerca de ti, y, En sus manos te sostendrán, Para que no tropieces con tu pie en piedra. Jesús le dijo: Escrito está también: No tentarás al Señor tu Dios.

En su tránsito por la tierra Jesús dejó evidenciado haber venido con un plan y propósito definido; honrar al Padre y salvar nuestras almas. Durante ese tiempo tuvo la oportunidad de hacer muchas cosas, pero siempre optó por aquellas que tendrían repercusión en el cielo (honra) y las que influirían en la fijación del evangelio en la vida de los que le rodeaban.

No complacía a todo el mundo, incluso a veces ni siquiera a si mismo, y por eso en estos versos de Mateo 4, vemos a Satanás invitándolo a realizar un acto de valentía, de mucha valentía, pero al final de cuenta haberse lanzado desde aquel punto y caer vivo, o ver como un ejercito angelical descendía del cielo y le traía a tierra sin ningún rasguño, iba a ser simplemente un “Show” que tal vez solo contribuiría a hacer mas popular al Jesús del momento.

Pero ese no era su plan, no vino a hacer actos de valentía, que sin duda podía, pero no, él vino para un acto heroico, y lo que diferencia un acto de valentía de un acto heroico es el propósito y el fin.

Muchos hombres se lanzan cada día de “La Quebrada” en Acapulco México (un acantilado de unos 135 pies de altura) otros cruzan a nado el canal de la Mancha (estrecho de mar que une Francia con Gran Bretaña, unos 34 km de frías aguas)

Y al final estos hombres son merecedores de un reconocimiento publico, y son considerados como “valientes” mas no héroes, porque para ser héroe nuestros actos deben incluir arriesgarlo todo en beneficio de otros, es poner nuestra vida en riesgo para salvar la de otro, sacrificar nuestro tiempo para beneficiar el de otros, perjudicar nuestra calidad de vida, para que mejore la de otro, a veces, vivir por otros.

Y eso fue lo que hizo Jesús, “él vino a buscar y a salvar lo que se había perdido” aun por encima de su propia vida.

Hoy igual nosotros estamos llamados no simplemente a realizar actos de valentía, que nos catapulten a un estandarte, o nos hagan merecedores de un reconocimiento, que de hecho reconozco el esfuerzo por la calidad y la entrega por la excelencia, pero una milla mas allá, está el heroísmo, donde no solo fuiste catapultado, sino que tus actos beneficiaron las vidas de otros.

Esa es la forma de evaluar nuestras vidas hoy, Dios nos hizo venir a estas vidas con talentos, y si nuestros talentos son explotados, podrían llevarnos a posiciones de renombre, allí seremos valientes, pero si consagramos nuestros talentos a Dios, en humildad y entrega, entonces con ellos alcanzaremos las vidas de los demás, y nuestra valentía se convertirá en heroísmo, para dar siempre la gloria a Dios.

Y finalizo con una frase que identifica un reconocido comercial de TV y reza así: “El progreso solo vale la pena cuando se convierte en bienestar para todo los que lo construyen.”

Que Dios bendiga tu vida y que al igual que Jesús, que en tus actos no solo seas valiente, sino también heroico.

Sobre Sandy Valdez

Sandy Valdez
Sandy Valdez es hijo de pastores, criado en un ambiente cristiano y ministerial. Médico de profesión, líder del Ministerio Juvenil RKT (rescate).

Lea también

La Mentira

La Mentira

“Seis cosas aborrece Jehová, y aun siete abomina su alma: Los ojos altivos, la lengua …