El amor incondicional de Dios

Cuando se habla de amor la mayoría de personas piensan en un sentimiento y yo apoyo esa idea de que el amor secular es un sentimiento porque está sujeto a cambios, ¿que lo hace un sentimiento? Que varía de acuerdo a la situación en la que estamos viviendo. Pero cuando se habla del amor de Dios es totalmente distinto a un sentimiento ya que el amor de Dios no está sujeto a cambios, el amor de Dios es y nunca dejará de ser. Cuando estudiamos su amor a través de la palabra nos damos cuenta que todas las bendiciones que recibimos de parte de Dios es producto de ese amor sobrenatural, ¿Por qué es sobrenatural? Porque no puede ser descrito por los parámetros lógicos, el amor de Dios nunca existió para ser descrito con palabras, es eterno porque forma parte de la naturaleza de Dios.

Dios no tiene amor, Dios es amor Juan 4:8.

Decir que Dios tiene amor es poner límites a su amor por eso otra característica de su amor es que es ilimitado. Aunque a muchas personas se le haga difícil creerlo pero Dios amó al mundo de una manera tal que entregó a su hijo unigénito a morir por nosotros (el mundo). Cuando nosotros estudiamos al mundo nos damos cuenta que Dios no es su señor en el sentido de que no hacen la voluntad de Dios ni se esfuerzan por agradarlo, solo viven para satisfacer los deseos pervertidos de su corazón. En la omnisciencia de Dios nos damos cuenta que Dios sabía que el mundo se iba a corromper, que muchos tomarían el sacrificio de Cristo como algo vano, que muchos negarían su existencia por las cosas desastrosas que pasan a cada momento como consecuencia del hombre vivir apartado de él, que muchos se burlarían de él y aun así él nunca dudo por un momento entregar a su hijo o tomar el lugar que nos correspondía a ti y a mí en la cruz del calvario, si Jesús no hubiera muerto en la cruz por nuestros pecados entonces no habría forma de cómo llegar a Dios (Juan 14:6) si Dios mando a Jesús a morir por nosotros es porque nos ama y quiere estar eternamente con nosotros.

Su amor es una respuesta a lo que Dios es.

Un día le explicaba a alguien, que en nuestra condición como hombre, si un día tuviéramos que poner nuestra vida para salvar a un grupo de personas, hasta por el bueno lo pensaríamos unas cuantas veces, pero si tomáramos la decisión de dar nuestra vida como sacrificio para que otros vivan, nosotros estuviéramos pensando en nuestra familia, amigos, seres queridos, por los justos o buenos, pero nunca pensaríamos dar nuestra vida por los drogadictos, los alcohólicos, los delincuentes, los corruptos, los asesinos, los violadores, los ladrones, los estafadores, entre otros. Pero lo más impresionante de todo esto es que el amor de Dios es tan sobrenatural e inigualable que él dio su vida por los pecadores (Romanos 5:6-8). Es difícil entender el amor de Dios, por eso muchos dudan de su amor porque quieren buscar una razón por la cual Dios nos amaría tanto sin saber que su amor es totalmente incondicional.

La paternidad de Dios es ejercida a través de su amor.

Un día hablaba con mi padre terrenal sobre como desde pequeño nos ha dado todo para que estemos bien, que ha dejado de comer para que nosotros comamos, que ha pasado frio para darnos calor, que ha hecho lo imposible para darnos un techo, que se ha esforzado para que no pasemos hambre, para que fueramos a una buena escuela, para que andemos bien vestidos, y le hice una pregunta con toda la razón del mundo, le dije: Papi, ¿Qué hemos hecho para recibir todo el favor que nos extiendes a diario, acaso lo merecemos, acaso hemos hecho algo para ganarlo? Él se quedó pensando, mirándome a los ojos y me dijo: ustedes son mis hijos, mi responsabilidad es amarlos y cuidarlos, ustedes son una parte de mí, si ustedes no están bien tampoco yo estoy bien y mi deber es guiarlo al camino correcto para que nunca pasen trabajo en la sociedad donde vivan. Cuando me respondió eso le sonreí y le dije: el amor de Dios es algo parecido, pero el no solo ama a sus hijos, él ama a aquellos que no los son también. Quizás los otros estén lejos de casa pero él los espera con los brazos abiertos, por eso Dios nos extiende el favor cada día sin esperar nada de nosotros porque él nos ama incondicionalmente.

¿Por qué el amor de Dios es incondicional? Porque nunca hubo una razón para amarnos tanto. Ese impulso a hacer tantas cosas por alguien que no se lo ha ganado se llama Amor. A causa de esta verdad nos damos cuenta que pocas personas aman incondicionalmente, los amores condicionales duran el tiempo que dura la condición, por eso es que es muy semejante a un interés. Ejemplo: la condición es la columna que sostiene un edificio, cuando quitamos esas columnas (condiciones) pues el edificio (amor) se va abajo. Ejemplo: Las personas que aman por dinero, las personas que aman por un interés propio o personal, las personas que aman por perversión o sea los supuestos amores entre homosexuales, ningunos de esos amores provienen de Dios porque los antes mencionados buscan un interés propio. Para destruir un amor condicional solo hay que destruir la condición. El que ama con el verdadero amor está arriesgado a sufrir, a ser herido, traicionado, humillado (1 Corintios 13:7). Cuando entendemos esta verdad nos damos cuenta por qué muchos padres sufren tanto por sus hijos.

Oración: Señor enséñame a amar incondicionalmente, que la tanta maldad no enfríe el amor que has puesto en mí, amén.

Sobre Isangel Alcántara Falcon

Isangel Alcántara Falcon
Un servidor de nuestro señor Jesucristo que lucha día a día por agradar a Dios, por su misericordia me llamó a predicar su palabra a los perdidos, a sanar a los quebrantados de corazón y a dar libertad a los cautivos, anhelo vivir lo que predico encontrando cambios sobrenaturales en mi vida y con mi testimonio en la vida de otros.

Lea también

La batalla de la mente - parte 3

La batalla de la mente | Parte III

Muchos de nosotros nos hemos dado por vencido en la batalla de la mente ante …