Nunca alcanzarás la perfección

A veces presionamos en busca de la perfección, tenemos miedo a ser imperfectos, a estar equivocado, fallar (nos hiere); pero esa es nuestra naturalidad y gran debilidad, pero el señor ha prometido, mostrar su gloria, ser él, que podamos verlo en nuestras debilidades (él se perfecciona ahí, según 2 Corintios 12:9).

Pero el Señor me ha dicho: «Mi amor es todo lo que necesitas; pues mi poder se muestra plenamente en la debilidad.» Así que prefiero gloriarme de ser débil, para que repose sobre mí el poder de Cristo.

[quote_center]Nunca alcanzarás la perfección, ni viviendo mil vidas[/quote_center]

Tú puedes demandar perfección a los demás sólo cuando tu propia perfección sea completa y déjame decirte que nunca alcanzarás la perfección ni viviendo mil vidas. Deja de esperar más de la gente de lo que te puede dar. La perfección tiene un nombre, se llama Jesús. Dejemos de buscar lo que no tenemos que buscar. Hay ocasiones que ni sabemos lo que queremos. En vez de querer ser perfectos, dejemos de preocuparnos y sigamos, ¡vamos a ser como Jesús!

[pull_quote_center]La presión destruye nuestra relación con Dios y los demás[/pull_quote_center]

Las presiones continuas hacen que las relaciones se vengan abajo. Si constantemente estamos presionando a los demás, ahí no hay amor hacia el prójimo, sino hacia nosotros mismos. Porque en la mayoría de los casos queremos que los demás actúen, piensen y vean las cosas como las vemos nosotros, simplemente estaríamos convirtiendo a los demás en una imagen de nuestra personalidad, cuando deberíamos ayudar para que vean como Dios ve.

Este tipo de relación dura hasta que la persona bajo presión decida, porque es la única que se concentra en la relación (llega un momento que se cansa y abandona), en cambio la persona que presiona no lo ve venir.

Llega hasta tal punto que la persona que presionamos directa o indirectamente, la hemos convertido en otra igual a nosotros, y eso no es una relación, estaríamos relacionándonos con nosotros mismo, y una relación mínimo necesita a más de uno (por eso llega el aburrimiento).

[pull_quote_center]Debemos de amar la particularidad de nuestro prójimo, porque todo lo que el Señor hace es por algo y para algo, sobre todo para bien.[/pull_quote_center]

Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas. >> Efesios 2:10

Sobre HB Staff

HB Staff
Dar a entender que es completamente inútil recibir, leer, investigar, recordar y reflexionar en la Palabra si no la ponemos en práctica. Que debemos ser "hacedores de la Palabra", lo cual es posible aplicando los principios establecidos por el Señor en su Santa Escritura.

Lea también

Empieza a Creerle a Dios

Empieza a Creerle a Dios

“…Yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros…” Jeremías 29:11, ya es tiempo Empieza …