martes , diciembre 10 2019
Inicio / Temática / Liderazgo / De capullo a mariposa

De capullo a mariposa

Quien siente pasión por la naturaleza debe sentirse atraído por los pequeños sucesos, como la metamorfosis, grandes transformaciones que suceden en pequeños espacios.

Uno de los más admirados es el de la mariposa, cuya transformación inicia con la vida de un gusanito, que pernota en un capullo, y mientras ese proceso no se produce, lo más importante es el capullo, porque se necesita de el para el cambio, y en él se produce el cambio.

Pero una vez se suscita el cambio, y emerge una hermosa mariposa, ya no tiene igual valor el capullo, este diminuto ser vivo que se contenía en él, ahora modela otro estilo de vida, y del suelo, pasó a las alturas.

Con este marco de referencia, creo suficiente la información para hablar de nuestro capullo, si, nuestro cuerpo.

La Biblia habla desde inicio de la creación el valor que Dios puso en el cuerpo, y su detallada labor al crearlo, y no queremos faltar el respeto al Dios creador.

También el mismo Apóstol Pablo, en 1 Corintios 6:19 llamó al cuerpo como templo del Espíritu Santo, y esto da una connotación y valor especial al cuerpo, pero quiero que nos movamos a otra óptica.

La Biblia dice que “Jehová no mira lo que mira el hombre, porque el hombre mira lo que está delante de sus ojos, más Jehová mira el corazón” y cuando se refiere al corazón, no se refiere a un órgano intratoraxico que bombea la sangre, sino a esa parte interna de ser humano que genera las acciones y define nuestro transitar, es algo espiritual.

[pull_quote_center]Y con ello nos hace entender que Dios no tiene su vista puesta en nuestro cuerpo, que nuestro cuerpo es el capullo donde Dios está produciendo una metamorfosis para que emerja una mariposa.[/pull_quote_center]

Por eso mientras el individuo no ha aceptado a Cristo como su salvador, aún necesita del capullo, porque si se rompe el capullo antes de la confesión, es sinónimo de muerte, porque aun el gusano no se ha transformado, y quien pierde el capullo (cuerpo) sin confesar, muere sin esperanza, porque las escrituras son claras al decir; “Que si confesares con tu boca…” así que necesitas el capullo para confesar.

[pull_quote_center]Pero una vez has confesado, ya el interés no está en el cuerpo, una vez sale la mariposa, el capullo carece de valor.[/pull_quote_center]

Igual para Dios, este cuerpo mortal, en los que han confesado, en los fieles creyentes, no es lo importante, este capullo puede ser dañado, roto, herido, pero ya Dios ha producido una metamorfosis en ti, y ya tu esperanza no está en el capullo, tu esperanza roza los cielos.

Él te dio las alas, el produce el viento, él te ha llevado a volar, aleja tus pensamientos del capullo, y centra tus pensamientos en las alturas.

[quote_center]Porque solo Cristo, puede liberarte de este cuerpo de muerte[/quote_center]

Sobre Sandy Valdez

Sandy Valdez
Sandy Valdez es hijo de pastores, criado en un ambiente cristiano y ministerial. Médico de profesión, líder del Ministerio Juvenil RKT (rescate).

Lea también

La Mentira

La Mentira

“Seis cosas aborrece Jehová, y aun siete abomina su alma: Los ojos altivos, la lengua …