martes , abril 23 2019
Inicio / Temática / Joven / Qué es lo que realmente tiene valor

Qué es lo que realmente tiene valor

Es muy común escuchar a personas de diferentes edades expresar la siguiente frase: “La vida hay que disfrutarla porque eso es lo que uno se lleva.” Queriendo decir que la vida consiste en dar riendas sueltas a nuestros deseos de manera libertina; sin detenerse a revalorar cuales serían las consecuencias de vivir estilos de vidas como este. Y en este desenfreno buscamos hasta la saciedad hacer y obtener aquellas cosas que anhelamos y creemos que pueden satisfacernos y llenar el vacío existencial.

Basándome en la expresión antes citada quiero compartir la experiencia vivida de un hombre que vivió bajo esta premisa; y al final llego una conclusión contundente; que haríamos bien en pensar en ello y decidir cambiar de rumbo. La persona al cual me refiero es al sabio Salomón Eclesiastés 1:12-18, Eclesiastés 2:1-10.

El Rey Salomón comparte con nosotros lo que aprendió en su vida al dar prioridad a las cosas que creía podían darle respuestas y por ende llenar su vacío interior. Lo que buscaba fue lo siguiente:

La sabiduría o el conocimiento. Tanto él como nosotros creemos que el que tiene el conocimiento tiene el poder. Indagamos y buscamos incansablemente respuestas a las preguntas que resaltan en el interior del ser humano; cual es el fin conocer y entender las locuras y los desvaríos de la vida. Al pasar revista de cuanto hemos avanzados dolorosamente tenemos que admitir que la mucha sabiduría produce cada vez más molestias y añade dolor.

El placer. Después de agotarse en comprender la sabiduría quedando insatisfecho inclino su corazón a vivir la vida Loca como una canción; en el Evangelio de Lucas Capitulo 15 se cuenta la historia de un Joven que decidió vivir su vida perdidamente en los placeres; fue tanto el “gozo-alegría” que término comiendo alimentos de cerdos. Piénsalo.

[pull_quote_center]Salomón dijo: propuse en mi corazón agasajar mi carne con vino; luego se preguntó. ¿De qué sirve esto? Medita un poco. Eclesiastes 2:1-3, 10.[/pull_quote_center]

La fama o ser popular. Salomón anhelaba hacerse de un nombre que perdurara por siempre; basándose en las obras, construcciones de estanques, jardineras y estatuillas; considerando que estas cosas saciaría su hambre y sed de gloria personal; sin embargo una vez más se encontró con la realidad esto no pudo llenar el vacío.

Mientras alto elevamos nuestro ego la caída produce mayor dolor y frustración; como dice la escritura el que se engrandece será humillado y el que se humilla será exaltado por el Señor. Eclesiastés 2:11 Miré yo luego todas las obras que habían hecho mis manos, y el trabajo que tomé para hacerlas; y he aquí, todo era vanidad y aflicción de espíritu, y sin provecho debajo del sol.

La búsqueda de dinero o acumulación de riquezas. Existe un dicho que mucha veces creemos “el que nada tiene nada vale” solo que este dicho contradice lo que dice la Palabra de Dios. Jesús declaro que: “La Vida del hombre no consiste en la abundancia de los bienes que posee”.

El sabio Salomón comprendió eso al final de sus días y llego a varias conclusiones:

[quote_box_center]

1. Él descubrió que todo lo que se hace bajo el cielo es vanidad de vanidades y con sentimiento de frustración; dolor y tiempo invertido en acciones; sin fruto alguno expresa que todo es vanidad y aflicción de espíritu. ¿De qué me sirve esto?

2. Podemos decidir vivir la vida de bohemios; pero no podemos olvidar e ignorar la declaración de Salomón; Alégrate Joven en tu juventud, tome placer tu corazón; anda en la vista de tus ojos; pero sabe que tendrá que dar cuentas a Dios de tus obras sean buenas o malas.

[/quote_box_center]

Ahora, bien si estas cosas que buscamos desesperadamente no llena el vacío existencial ni nos satisface; entonces, ¿Qué es lo que realmente le da sentido a la vida o tiene valor?

Salomón finaliza su descubrimiento declarando dos cosas:

Acuérdate de tu Creador en los días de tu juventud, antes que vengan los días malos, y lleguen los años de los cuales digas: No tengo en ellos contentamiento. >> Eclesiastes 12:1.

La conclusión de todo el discurso oído es ésta: Teme a Dios, y guarda sus mandamientos; porque esto es el todo del hombre. Porque Dios traerá toda obra a juicio, juntamente con toda cosa secreta, sea buena o sea mala. >> Eclesiastes 12:13-14.

Sobre Simón Sánchez Ramírez

Simón Sánchez Ramírez
Pastor de la Iglesia Príncipe de Paz. Maestro de Profesión. Trabaja en el Centro Cristiano de Educación para el Desarrollo, San Juan de la Maguana, R.D.

Lea también

Descubrir el Propósito Central de Mi Vida

Jesús nos enseñó a tomar la decisión de tener una razón para vivir sirviendo a …