miércoles , octubre 23 2019
Inicio / Temática / Estudios / Definiendo mi prioridad

Definiendo mi prioridad

Del latín prior (“anterior”), la prioridad hace referencia a la anterioridad de algo respecto de otra cosa, ya que sea en tiempo o en orden. Aquel o aquello que tiene prioridad se encuentra primero en comparación con otras personas o cosas. En nuestra vida todos tenemos una prioridad, se podría decir, que prioridad es el orden que establecemos en nuestras vidas para darle a algo o alguien cierto grado de importancia. Cuando sabemos que es lo número uno, tendremos más firmeza al momento de tomar decisiones y cancelar aquello que no tiene prioridad para dar lugar a lo prioritario.

Si nos sentamos a ver dónde estamos ahora y nos sentamos a ver el camino que hemos recorrido, nos daremos cuenta hacia donde nos dirigimos. Muchos invierten su vida en sus estudios, en su trabajo, en su familia, etc., algo que es normal en la vida de las personas, lo más peligroso es cuando lo secular o terrenal tomar el lugar de lo eterno en nuestras vidas. No es malo estudiar, ni trabajar, ni la familia, nunca, todas estas cosas las recomiendo porque forma parte del desenvolvimiento o crecimiento de la persona, sabiendo que lo número uno en tu vida, definirá la condición de las demás áreas, la pregunta que deberíamos de hacernos es, ¿En qué lugar está Dios en nuestra vida? No es malo emprender sueños, metas, propósitos en la vida terrenal, lo más peligroso es cuando estos sueños, metas y propósitos sustituyen el plan eterno de Dios para nuestras vidas, ya que lo terrenal es pasajero pero lo eterno permanece para siempre.

[pull_quote_center]Cuando Dios es tu prioridad nunca dudarás entregarle todo lo demás[/pull_quote_center]

Hay personas que temen entregar alguna área de su vida a Dios por temor a ser quitada, no sabiendo que en las áreas donde no incluyes a Dios pues invitas al diablo, hay personas que no dejan de pecar porque le gusta pecar (son esclavos del pecado) y por eso nunca se acercan a Dios porque saben que deberán dejar su vieja manera de vivir. Podemos poner el ejemplo del pecado, tus pecados no serán limpiados hasta el momento que sean entregados, nadie se entregará a Cristo sino reconoce que necesita un cambio que viene por el arrepentimiento.

Cuando Dios llama a Abram, él le da una promesa: Génesis 12: 2-3. Parte de la promesa que Dios le dio a Abram era el hacer de él una nación grande, más adelante Abram reconoce que es de edad avanzada y que un día tendría que morir pero había un problema, y era que no tenía hijo que heredara la herencia y empezó a cuestionarle a Dios por qué no quería que el mayordomo de su casa sea el heredero Génesis 15:1-3, a causa de eso Dios le promete a Abram un hijo sobre el cual le será llamada descendencia Génesis 21:12. Aconteció que Dios probó a Abraham y le dijo: Toma ahora tu hijo, tu único, Isaac, a quien amas, y vete a tierra de Moriah, y ofrécelo allí en holocausto sobre uno de los montes que yo te diré… Dios primero le mostró la realidad de Isaac en su corazón, su único hijo, a quien ama, y después le dijo: ve al monte y sacrifícalo para mí.

Yo no sé cuáles cosas le han quitado el primer lugar a Dios de tu vida, no importa cuántas veces de labios digas que Dios es número uno cuando tu forma de vivir revela totalmente lo contrario. Cuando Dios es número uno en tu vida nunca dudarás entregar a tu Isaac. El Isaac de tu vida representa lo más preciado para ti, algo a que o a quien amas. Tu Isaac representa en las cosas que más piensas, lo que le dedicas más tiempo, lo que te tomó sacrificio conseguir porque lo anhelabas pero que ahora removió a Dios de su lugar. El día que Dios te pida a tu Isaac y te resistes en entregárselo eso dará evidencia de que Dios ha sido removido de su lugar en tu corazón.

Cuando Jesús le pidió el Isaac al Joven rico en Mateo 19: 21, el Isaac del joven rico representaban sus posesiones, cuando Jesús le dijo vende todo lo que tienes y dalo a los pobres, él se sintió triste porque Dios no era su prioridad aunque cumplía con los mandamientos. Según Mateo 19: 21, solo le faltaba algo para ser perfecto y era entregar su Isaac, tenía muchos tesoros en la tierra pero no tenía tesoros en el cielo, había guardado los mandamientos desde su juventud pero nunca había entregado a su Isaac y eso dio evidencia de quién había sido coronado en su corazón.

[pull_quote_center]Cuando Dios es tu prioridad, las demás áreas descansan en él[/pull_quote_center]

Cuando Dios es primero en tu vida, mientras te encargas del reino y su justicia, tu familia, trabajo, etc., Dios se encargará de tu salud física y espiritual, y serás beneficiado de las añadiduras como consecuencia de buscar el reino (alimentos, vestido, etc.). Cuando Dios es primero en tu vida, Dios empezará a quitar las cosas que no forman parte del propósito, las cosas que te quitan el tiempo, pero si te resistes al cambio pues Dios aun no es tu Prioridad. Cuando su orden toma control de tu vida como consecuencia de ser Dios tu prioridad, los afanes de la vida te llevarán al descanso de Dios porque sabes que él tiene el control. A Dios sea la gloria.

[pull_quote_center]La prioridad es una escalera donde las áreas de tu vida las colocas en orden de importancia[/pull_quote_center]

Sobre Isangel Alcántara Falcon

Isangel Alcántara Falcon
Un servidor de nuestro señor Jesucristo que lucha día a día por agradar a Dios, por su misericordia me llamó a predicar su palabra a los perdidos, a sanar a los quebrantados de corazón y a dar libertad a los cautivos, anhelo vivir lo que predico encontrando cambios sobrenaturales en mi vida y con mi testimonio en la vida de otros.

Lea también

Dios nunca llega tarde

Dios nunca llega tarde

2 Pedro 3:8-9… Más, oh amados, no ignoréis esto: que para con el Señor un …