Que no es amor

Que no es amor

1 corintios 13:4… El amor es sufrido, es benigno; el amor no tiene envidia, el amor no es jactancioso, no se envanece;

no hace nada indebido, no busca lo suyo, no se irrita, no guarda rencor;

no se goza de la injusticia, más se goza de la verdad.

El amor no es una fuerza ni un sentimiento, el amor es una persona.

Cuando leemos detenidamente este versículo nos damos cuenta la gran importancia que tiene el amor en la vida de las personas. Si resumiéramos estos versículos pudiéramos decir: puedes ser el hombre más dadivoso del mundo, el hombre más sabio, el hombre más rico del mundo, puedes tener la mejor esposa, la mejor familia, puedes ser el hombre más espiritual del mundo y si no tienes amor, no representas nada para Dios, y sino representas nada para Dios, todo lo que has hecho y construido ha sido en vano. Los problemas más grandes que están ocurriendo alrededor del mundo es producto del mal concepto que le hemos dado al amor porque el pecado sobreabunda en un corazón donde no hay amor y una persona que no ama es capaz de hacer cualquier cosa. Cuantas personas dicen que aman sin haber conocido a Dios y por tal razón, muchas parejas contraen matrimonio supuestamente por amor, y juran delante de Dios amarse por toda la vida, en la salud y en la enfermedad, pero al momento de la verdad, quitarle la vida al otro es la mejor manera de resolver sus problemas. La palabra de Dios nos enseña que no podemos amar cuando nuestro corazón está cargado de odio y resentimiento, que para que el amor de Dios fluya con libertad debemos tener un corazón limpio. Por eso es que hay tantas muertes, tanta envidia, tanto odio, tantos feminicidios, tanta violencia, tanta maldad, por la misma carencia de amor que hay en el mundo. Donde hay amor no hay muerte, ni envidia, ni celos, ni odio, por eso, si dices que amas y guardas estas semillas en el corazón, verdaderamente estas lejos de lo que es amar. Muchos quieren conocer el amor a través del sexo, o través de cosas materiales, y están en el camino equivocado, por eso te acuestas con tu pareja pero al otro día no quieres tenerla cerca porque no has entendido que la única manera de conocer el amor es a través de Dios, si no sabemos quién es Dios entonces no sabremos que es el amor.

El que camina en amor, camina con Dios.

Toda persona en la biblia que camino en amor fueron personas que tuvieron un encuentro con el Dios vivo. Posiblemente antes de tener ese encuentro con Dios eran personas arrogantes, egoístas, con envidia y celos, eran asesinos, adúlteros, ladrones, pero cuando tuvieron un encuentro con Dios, su corazón empezó a emanar amor puro y estas semillas de maldad fueron destruidas de su corazón. De la misma fuente que proviene el amor no puede salir odio ni resentimiento, por eso, cuando una persona tiene pensamientos de muerte hacia otra persona, hace tiempo que Dios se ha ido de ese corazón. Una persona que ha llegado a ese estado de provocarle la muerte a otra persona, primero tuvo que hacer empezado con una ofensa, luego con falta de perdón, después odio, después resentimiento y amargura, y ya cuando llega a los pensamientos de muerte, hace varios ciclos atrás que había dejado de amar. O sea, nadie deja de amar de la noche a la mañana, antes de dejar de amar, primero tuvo que haber pasado un ciclo de pecado que los llevo a enfriar su amor.

Si pudiéramos escoger una palabra para describir a Dios y todo lo que está escrito en su palabra, escogeríamos la palabra amor.

En el libro de éxodo capitulo veinte, versículo uno al diecisiete, nos habla sobre los diez mandamientos que Dios le había dado a Moisés con el propósito de que el pueblo de Israel viera su condición de pecado delante de Dios y puedan enderezar sus caminos. Cuando Jesús vino a la tierra, él dijo: Yo no vine a abrogar la ley, sino a cumplirla Mateo 5:17. Más adelante dijo en su palabra, Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente. Este es el primero y grande mandamiento. Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. De estos dos mandamientos depende toda la ley y los profetas Mateo 22:37-40. ¿Sabes por qué Jesús dijo que de estos dos mandamientos depende toda la ley y los profetas? Porque Jesús sabe que una persona que ama, no matara, no cometerá adulterio, no robara, no dirá falsos testimonios, no codiciara la mujer de su hermano, ni todo lo que posee, y peor aún, una persona que ama a Dios nunca haría una imagen ni tendrá dioses ajenos fuera de él para provocar a celo, al único Dios verdadero.

Aquel que ama de verdad estará arriesgado a sufrir y ser herido.

Esta es la razón por la cual Dios sufre tanto día a día por nosotros. Cuando una persona se entrega de verdad como lo hace Dios todos los días por nosotros, ese amor busca ser correspondido. Es el caso de una persona que se enamora perdidamente de alguien, el deseo más grande de esa persona es que su amor sea correspondido por la persona que ama. Cuando este amor tan grande no es correspondido, ahí nace el dolor y el sufrimiento, porque el amor es como una pregunta, siempre anda en busca de una respuesta.

Algunas frases relevantes del tema que demuestra el por qué no amamos como verdaderamente dicen nuestros labios.

  • El que no conoce a Dios no está en la capacidad de amar.
  • Si tu amor nació de un sentimiento por un sentimiento va a morir.
  • Si amas y nunca has sufrido entonces no has amado.
  • Si amas y tienes envidia, orgullo, haces lo mal hecho, es egoísta y guarda rencor entonces estas lejos de lo que es amar.
  • Si amas y te sientes mal cuando alguien es feliz y está siendo bendecido (a) por Dios, eso es envidia, ahí no hay amor.
  • Si dices que amas y no sabes esperar entonces no has amado.
  • Si dices que amas y no quieres lo mejor para la persona amada, aun no has amado.
  • Si dices que amas y no estás dispuesto a sacrificar tus intereses personales para hacer feliz a la persona amada, entonces no sabes lo que es amar.
  • Si dices que amas y no cuidas el corazón de la persona amada, entonces no has amado.
  • Si dices que amas y no estás dispuesto a hacer lo correcto, entonces no has amado.

 Oración: Antes de orar te pido a que examines tu corazón e identifiques todas las semillas que satanás sembró en tu corazón para enfriar tu amor por Dios y por las demás personas. Esas semillas de odio, de envidia, de celos, de resentimiento, de falta de perdón, de orgullo, de ofensas no resueltas, de injusticia, entre otras cosas. Todo lo que te llevó a enfriar tu amor es producto de una semilla de pecado que satanás sembró en tu corazón. Muchas veces nos ofendemos con Dios porque a veces permite cosas que no creemos que sea lo mejor, o porque no hemos encontrado respuesta a una petición específica. Nos ofendemos con Dios por nuestra propia desobediencia y pecado, entre otras cosas. Si algo te llevo a apartarte de Dios fue algo que destruyó totalmente tu amor hacia él, y antes de apartarte de Dios primero satanás te trabajo con una persona física. Era tanto el odio que le tenías a esa persona que cuando viniste a abrir los ojos, ya no sentías nada por Dios tampoco, porque un principio espiritual dice: nadie puede amar a Dios si al mismo tiempo odia a las personas. Pídele a Dios que te enseñe a perdonar así como el perdona todos los días a aquellos que cometen pecado siempre.

Padre amado, te doy gracias por tu amor y tu verdad, hoy te pido de todo corazón que saques toda semilla de pecado que satanás ha sembrado en mi corazón, esas semillas que han enfriado mi amor por ti y por otras personas. En el nombre de Jesús hoy renuncio al odio, al orgullo, a la falta de perdón, a las ofensas no resueltas y todas aquellas semillas y eventos que me llevaron a perder mi amor por ti y por otras personas. Hoy te pido que me enseñas a amar con el amor con que tú nos amas todos los días, ese amor incondicional que no se rinde a pesar de que no es correspondido por nosotros. Te pido perdón por las veces que me he ofendido contigo aun con las malas actitudes de los hombres, perdóname. Hoy te pido que me llenes de ese amor, dejo ir toda semilla de pecado y me lleno de tu amor. Dame fuerzas para perdonar y pedir perdón, todo esto te lo pide en el nombre poderoso de Jesús.

Sobre Isangel Alcántara Falcon

Un servidor de nuestro señor Jesucristo que lucha día a día por agradar a Dios, por su misericordia me llamó a predicar su palabra a los perdidos, a sanar a los quebrantados de corazón y a dar libertad a los cautivos, anhelo vivir lo que predico encontrando cambios sobrenaturales en mi vida y con mi testimonio en la vida de otros.

Lea también

La batalla de la mente - parte 3

La batalla de la mente | Parte III

Muchos de nosotros nos hemos dado por vencido en la batalla de la mente ante …